Tras seis años en los que la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) ha estado en el punto de mira como tratamiento para los síntomas de la menopausia, los médicos creen ahora que esta medicación no es tan mala y que lo verdaderamente “grave” es precisamente abandonarla repentinamente, según los mayores expertos del mundo en atención a la mujer durante la menopausia reunidos estos días en Madrid.

La THS, un combinado en dosis ajustadas a cada caso de estrógenos y progestágenos, comenzó a recetarse en 1947 como tratamiento preventivo y paliativo de las manifestaciones de la menopausia. Sin embargo, el estudio WHI (Women’s Health Iniciative) alertó hace seis años sobre el elevado riesgo de sufrir cáncer de mama y patologías coronarias como consecuencia del consumo de esas hormonas.

Suspensión del tratamiento

Se estima que el 50% de las mujeres que estaban en tratamiento en Europa y el 75% de las estadounidenses decidieron suspender la terapia. En España, la Agencia Española del Medicamento modificó las condiciones de uso de la THS y hubo estudios, como el publicado por el Institut Catalá de Farmacología en 2004, que atribuyeron 16.000 casos adicionales de cáncer de mama al año a este tratamiento. El mismo trabajo, basado en ensayos clínicos, dijo que 6.000 mujeres sufrieron ictus y otras 8.000 un tromboembolismo pulmonar por haber recurrido a la THS.

“Cualquier mujer en edad menopáusica es candidata a recibir la terapia, siempre y cuando sus beneficios superen sus posibles riesgos”, afirmó Santiago Palacios, el especialista que preside el congreso que se celebra en Madrid. También el reconocido ginecólogo Leon Speroff lanzó la semana pasada este mismo mensaje. “El famoso estudio de Estados Unidos que la denostó se refería sólo a las mujeres muy mayores, no a todas; pero se entendió mal. Los ginecólogos tienen que volver a explicar las ventajas de la terapia hormonal”, subrayó Speroff.

Segura y eficaz

Santiago Palacio y otros colegas internacionales aseguraron ayer en Madrid que el tratamiento “resulta seguro y eficaz si comienza a aplicarse entre los 45 y los 55 años”, en cuanto aparezcan los primeros síntomas. Debe empezarse con “la menor dosis efectiva, durante el menor tiempo posible” y no más allá de los 60 años, apuntaron. Los expertos hicieron un llamamiento a los médicos de cabecera para que cambien sus criterios y contribuyan a la difusión de esta terapia.

Referencia:

Disponible en: Los medicos vuelven alabar los beneficios de la terapia hormonal sustitutiva. 2008. http://www.consumer.es/web/es/salud/2008/05/21/177167.php

Posteado por: autores | septiembre 9, 2010

Alteraciones en la Mamografía con el uso de THR


ALTERACIONES EN LA MAMOGRAFÍA CON EL USO DE LA THR

NUEVA YORK (Reuters Health)

El uso de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) después de la menopausia interferiría en la precisión de las mamografías de control        para diagnosticar el cáncer de mama.

El riesgo aumentaría aun más cuando se utilizan parches o inyecciones que cuando se usan las píldoras hormonales, según señaló un            nuevo estudio.

Los resultados, publicados en Menopause online, contradicen la teoría de que los parches y las inyecciones de TRH causarían menos problemas que las píldoras. Y un nuevo tipo de terapia hormonal, la Tibolona, con menos propiedades estrogénicas, alteraría la precisión de las mamografías como la TRH tradicional.

Con datos de las mamografías de control realizadas a unas 173.000 mujeres en Dinamarca entre 1993 y el 2007, los autores hallaron que las usuarias de hormonas eran más propensas a obtener un falso positivo que las que nunca habían usado la TRH. De las 39.104 mujeres tratadas con TRH al momento de la mamografía, 602 (un 1.5%) obtuvieron un resultado falso positivo, es decir que nuevos estudios comprobaron que no tenían el cáncer. Eso a diferencia del 0.8% de las 133.638 mujeres que nunca habían tomado terapia hormonal.

Tras analizar varios tipos de TRH, el equipo halló que las usuarias de los parches con una combinación de estrógeno y progesterona, y las usuarias de inyecciones con estrógeno solamente, tenían el doble de riesgo de recibir un falso positivo que las consumidoras de píldoras hormonales.

Aun así, la mayoría de las mujeres tratadas con TRH, sin importar el tipo, no recibió un falso positivo: 16 de las 529 usuarias de parches combinados, por ejemplo.

Y dado que este es el primer estudio que identifica riesgos asociados con ciertos tipos de TRH, es demasiado pronto como para recomendarles a las mujeres que opten por las píldoras para reducir la posibilidad de recibir un falso positivo.

“Se necesitan más estudios antes de decidir qué tipo de hormona es la más segura”, dijo la doctora Sisse H. Njor, de la Universidad de Copenhague.

La TRH aumentaría la densidad mamaria. Luego de la menopausia, el tejido mamario tiene menos densidad y más grasa; pero las usuarias de TRH tienden a conservar una densidad similar a la de las mujeres más jóvenes.

Dada esta relación entre la TRH y la reducción de la precisión mamográfica, los expertos recomiendan que médicos y pacientes conozcan ese riesgo, pero sin dejar de realizar el control mamario.

En cuanto a la TRH, cada vez menos mujeres la usan desde el 2002, cuando un estudio en Estados Unidos la relacionó con un aumento del riesgo de sufrir infarto, accidente cerebrovascular, cáncer de mama y la aparición de coágulos sanguíneos.

Actualmente, los expertos sostienen que la TRH es efectiva contra los síntomas menopáusicos (sofocos y sequedad vaginal), pero que las pacientes deberían usar la dosis más baja por el menor tiempo posible.

FUENTE: Menopause, online 19 de agosto del 2010

Posteado por: autores | septiembre 2, 2010

ESTRADIOL…EL MAS USADO


ESTRADIOL

Es un medicamento utilizado para aliviar los síntomas asociados con la menopausia, como el rubor o la sudoración nocturna, aunque, también se emplea para prevenir la osteoporosis (una enfermedad que causa el debilitamiento de los huesos) y la atrofia del tejido genital después de la menopausia.

El estradiol también puede ser útil en el tratamiento de los cánceres de mama o de próstata. Es una forma sintética de la hormona sexual estrógeno y actúa sustituyendo a éste, que es imprescindible para la actividad celular normal.

El estradiol se vende con receta en cápsulas y comprimidos que se administran por vía oral; en parches para aplicar a la piel; y en crema, para aplicar a los tejidos vaginales. Las formas orales se toman con o sin alimento a dosis comprendidas entre 0,5 y 309 mg diarios, según la indicación. Los parches dérmicos se suelen prescribir a dosis de 0,05 a 0,1 mg, y de 2 a 4 mg las cremas vaginales. La eficacia del estradiol empieza a manifestarse a partir de los 10 o 20 días de iniciado el uso, aunque a veces se prescriben tratamientos prolongados (de varios meses o años).

Las pacientes embarazadas o que estén pensando en quedarse embarazadas no deben tomar estradiol. Tampoco debe administrarse a pacientes con patologías hepáticas, anemia de células falciformes, ciertos cánceres de mama o antecedentes de alteraciones cardiacas o ataque fulminante. Las mujeres que fumen o sufran migrañas, epilepsia, asma, hipertensión, trastornos de la vesícula biliar, diabetes, endometriosis o trombos deben emplear el estradiol con precaución. Se puede asociar con aumento del riesgo de cáncer de mama y del revestimiento uterino, sobre todo en tratamientos prolongados.

Efectos secundarios:

Calambres abdominales, sensibilidad exacerbada o agrandamiento de las mamas, alteraciones del flujo menstrual, alteraciones de la libido, aumento o pérdida de peso, cefaleas, retención de líquidos, exantema, náuseas, vómitos o tumores uterinos benignos.

Otros efectos secundarios observados a veces son: sensibilidad a la luz, trastornos cardiovasculares (hipertensión), depresión, pérdida o crecimiento excesivo del cabello, infecciones vaginales causadas por hongos, afecciones de la vesícula biliar y ciertos cánceres.

El estradiol puede interaccionar adversamente con anticoagulantes, antiepilépticos, medicamentos contra la diabetes, barbitúricos, ciertos antidepresivos, carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, primidona y rifampina.

Posteado por: autores | septiembre 1, 2010

HORMONAS


¿Quiénes no deben recibir tratamiento con hormonas durante la menopausia?

Las mujeres que:

  • Tienen problemas de sangrado vaginal
  • Padecen cierto tipo de cáncer
  • Sufrieron un derrame cerebral o infarto al miocardio
  • Padecen del hígado
  • Tienen problemas en la coagulación sanguínea

Posteado por: autores | agosto 28, 2010

Hormona Bioidentica


Posteado por: autores | agosto 28, 2010

Efectos secundarios de la THS


1. Cáncer de mama. La mayoría de los estudios encuentran un aumento de su incidencia entre las usuarias de THS durante más de 5 años. Este riesgo prácticamente desaparece a los 5 años de suspendida la THS.
2.- Cáncer de endometrio. Las pacientes que solo utilizan estrógenos tienen un aumento del riesgo de cáncer de endometrio (RR de 2,3) . Los tratamientos combinados de estrógenos más progestágenos no lo aumentan significativamente. 3.- Litiasis Biliar. Los estrógenos producen aumento de la concentración de colesterol en la bilis y aumento del riesgo de litiasis. Este riesgo es mayor si la TH se administra por vía oral.
4.- Tromboembolismo venoso. Existen varios estudios observacionales y ensayos clínicos que evidencian un aumento del riesgo en las mujeres que utilizan THS.

Posteado por: autores | agosto 28, 2010

Medicina antienvejecimiento: Terapia hormonal sustitutiva


Cada año unos 5.000 españoles se someten a un tratamiento revolucionario: el antiaging, esta nueva medicina, todavía incipiente en España, lo que pretende es retrasar nuestro reloj biológico. En España existen, ya, bastantes clínicas especializadas en antiaging, los precios oscilan entre los 1800€ y 6000€, las pruebas pueden llegar a durar hasta cuatro días, eso sí, son tan completas que, incluso, se hace un estudio de la parte más íntima de todas el ADN. Análisis de sangre y orina, marcadores de proteínas, niveles hormonales. Hígado, riñones, intestinos, olfato, visión, memoria… hasta las uñas, pero la estrella del diagnóstico es el análisis de polimorfismos a través de la saliva una serie de indicadores que permiten predecir el riesgo de enfermedades del paciente (hipertensión, depresión, Alzheimer, cáncer de colon, de mama, diabetes…) ya sea por herencia genética o por su estilo de vida. Hay clínicas que cuentan, incluso, con el llamado Total Body Scan.

Posteado por: autores | agosto 28, 2010

Beneficios superan Riesgos?


En la mujer que la necesite, los beneficios superan los riesgos. Dr. Sánchez Borrego, Clínica Diatros, Barcelona

Posteado por: autores | agosto 28, 2010

MENOPAUSIA Y PERIMENOPAUSIA


La menopausia se inicia cuando la mujer deja de menstruar, algo que suele darse entre los 45 y los 55 años de edad. Gradualmente, los ovarios dejan de funcionar, lo que significa el fin de la etapa fértil. La perimenopausia es el periodo previo a la menopausia. La menopausia y la perimenopausia no son enfermedades, sino que constituyen una parte de la vida de la mujer por un proceso natural del organismo.

No obstante, la menopausia puede suponer un deterioro de la calidad de vida y un aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, por lo que han de adoptarse las medidas necesarias de prevención. Además, se tiene que tener en cuenta que las diferencias entre mujeres y varones no se limitan a la esfera sexual y reproductiva, sino que enfermedades como las cardiovasculares se manifiestan y evolucionan de manera distinta según el sexo.

La introducción de la soja en la alimentación diaria de la mujer puede tener efectos preventivos sobre su salud, siempre y cuando forme parte de una dieta variada y equilibrada.

REFERENCIA

– SaludySoya.com, MENOPAUSIA Y PERIMENOPAUSIA, Disponible en: http://www.sojaysalud.com/menopausia-y-perimenopausa.php


La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha informado anteriormente a los profesionales sanitarios sobre los riesgos y beneficios del uso de terapia hormonal de sustitución (TH).

Recientemente, el Comité de Seguridad de Medicamentos de Uso Humano ha re-evaluado el balance beneficio/riesgo del uso de TH en mujeres peri y postmenopáusicas con el fin de valorar si los resultados de nuevos estudios publicados pudieran modificar las recomendaciones emitidas en enero de 2004. A dicha reunión asistieron representantes de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).
El CSMH
, después de revisar la información disponible, ha concluido que los nuevos datos no hacen necesario modificar las recomendaciones de uso de TH emitidas anteriormente.

      RIESGOS Y BENEFICIOS ASOCIADOS A LA TH
      1. Riesgos asociados a la TH

      • TH y riesgo de cáncer de mama, endometrio u ovario
      • TH y riesgo cardiovascular:  La TH no ha mostrado un efecto protector frente a la enfermedad cardiovascular. Al contrario, los datos disponibles indican un incremento de riesgo de infarto cerebral isquémico y de tromboembolismo venoso. La TH no reduce el riesgo de cardiopatía isquémica, incluso éste se podría incrementar en el caso de terapia combinada.
      • Cardiopatía isquémica (CI) Accidente isquémico cerebral
      • Tromboembolismo venoso (TEV)

      2. Beneficios de la TH
      La TH mejora los síntomas vasomotores asociados a la menopausia. Los estudios disponibles no indican que este tratamiento mejore las escalas globales de calidad de vida.
      La terapia hormonal previene el riesgo de fracturas osteoporóticas en mujeres con riesgo elevado; este efecto desaparece al interrumpir el tratamiento. La incidencia basal de fracturas está fuertemente asociada a la edad, por lo que en términos absolutos, la reducción en el número de fracturas es más acusada a partir de los 70 años. Para conseguir este beneficio, por tanto, es necesario exponer a las mujeres a tiempos prolongados de tratamiento con TH.

      3. Balance beneficio/riesgo y recomendaciones
      El balance beneficio-riesgo difiere para cada mujer dependiendo de su estado de salud, sus necesidades de tratamiento, la edad de comienzo del mismo, la duración de su uso y el tipo de tratamiento (terapia estrogénica o terapia combinada).
      En mujeres jóvenes y sanas, el uso de terapia hormonal para el alivio de los síntomas de la menopausia presenta un riesgo global bajo, que va aumentando con la edad y con la duración del tratamiento.

      En consecuencia, las recomendaciones de la AEMPS, aplicables a preparados orales, parches transdérmicos, y tibolona, en línea con las realizadas en el año 2004, serían las siguientes:

      • La TH está indicada para aliviar los síntomas vasomotores asociados a la menopausia en aquellas mujeres que dichos síntomas le impidan o dificulten realizar sus actividades diarias y por tanto requieran tratamiento. Los riesgos de la TH aumentan con la duración del tratamiento y con la edad, por ello, tal como recomienda la ficha técnica, el tratamiento deberá ser a corto plazo (por ejemplo, durante 2 ó 3 años).
      • En la prevención de fracturas osteoporóticas, se requerirá normalmente un tratamiento a largo plazo, dado que el principal factor de riesgo de fracturas osteoporóticas es la edad y que el efecto de prevención desaparece con la interrupción del tratamiento. En estas condiciones, los riesgos se incrementan, por lo que la terapia hormonal debe considerarse un tratamiento de segunda línea, para aquellos casos con riesgo de fractura elevado en los que no pueda ponerse en marcha otro tipo de medidas ni administrarse otro tipo de tratamiento.
      • En todos los casos, el tratamiento deberá ser individualizado, valorándose periódicamente la pertinencia de mantenerlo. Todas las mujeres, excepto aquellas que no conserven su útero, deben recibir terapia combinada (estrógenos junto con progestágenos administrados de forma continua o secuencial durante al menos 10 días al mes)
      • En mujeres sin sintomatología, no está justificado en ningún caso el tratamiento con terapia hormonal.
      • Los estudios disponibles no permiten establecer con suficiente base científica diferencias atendiendo a las dosis o formas sistémicas de administración de los preparados.

      REFERENCIA:
      TERAPIA HORMONAL EN LA MENOPAUSIA: ACTUALIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN. Comunicación sobre Riesgos de Medicamentos para Profesionales Sanitarios. Subdirección General de Seguridad de Medicamentos. Agencia Española del Medicamento.

      DESCARGA PDF AQUI:NI_2008-16 Terapia Hormonal Sustitutiva recomendaciones farmacovigilancia España

      Older Posts »

      Categorías